sábado, 28 de septiembre de 2013

Bizcocho de mango, canela y jengibre

Esta mañana hemos preparado un rico bizcocho para desayunar. Todos sabemos que hay que evitar la bollería industrial, por la cantidad de grasas saturadas, hidrogenadas y azúcar que llevan, además de conservantes, potenciadores del sabor, etc. Pero no tenemos por qué privarnos del placer de comer un dulce, especialmente si lo elaboramos nosotros mismos, utilizando ingredientes ecológicos y de calidad. Aquí os dejamos esta saludable propuesta.

INGREDIENTES

350 g. de harina integral
200 g. de azúcar de coco
200 ml. de leche de arroz
180 ml. de aceite de girasol ecológico, no refinado y prensado en frío
200 g. de mango (es más o menos un mango)
1 sobre de levadura
2 cucharaditas de canela en polvo
2 cucharaditas de jengibre en polvo

PREPARACIÓN

Precalentamos el horno a 180º.

Tamizamos la harina y la levadura. El salvado que nos quede en el colador, lo volvemos a echar en el cuenco porque, si no, perdemos parte del valor de la harina integral :-)

En un bol ponemos el mango, el azúcar y el aceite y lo batimos con la batidora hasta conseguir una mezcla homogénea. Añadimos la leche y mezclamos con unas varillas. Poco a poco, vamos añadiendo la harina, removiendo para que no se nos formen grumos. Finalmente, añadimos la canela y el jengibre y removemos bien.

Echamos la masa en un molde de horno, previamente engrasado con un poco de aceite y espolvoreado con harina. Otra opción para que no se nos pegue es cubrirlo con un papel vegetal y echar la masa encima. Metemos al horno unos 30 minutos. Transcurrido ese tiempo, pinchamos el bizcocho en el centro (con un pincho o un cuchillo) y, si sale limpio, es que está listo.

Sacamos del horno y esperamos a que se temple. Desmoldamos y dejamos que se termine de enfriar sobre una rejilla.




Este bizcocho admite muchas variantes:

- en lugar de azúcar de coco, podéis utilizar azúcar de caña integral
- en lugar de mango, podéis añadir otra fruta, como plátano, manzana o melocotón
- la leche de arroz podéis cambiarla por cualquier otra leche vegetal que os guste (avena, almendra, soja...)
- se puede utilizar aceite de oliva suave en lugar de aceite de girasol
- y las especias.... ¡las que queráis!: nuez moscada, cardamomo, anís...

sábado, 21 de septiembre de 2013

Zumo de manzana, lima y pepino

INGREDIENTES (2 personas)

2 manzanas verdes
2 pepinos pequeños
2 limas

PREPARACIÓN

Pelamos las manzanas, los pepinos y las limas y los licuamos. Servimos bien fresquito. Queda muy, muy rico con hielo picado por encima :-D



viernes, 13 de septiembre de 2013

Cuscús de verduras

Éste es un plato contundente y, aunque es sencillo de preparar, requiere su tiempo, por lo que os lo recomendamos para los días en que no tengáis que ir a trabajar o una comida en familia. Si os sobra, guardad por un lado la sémola con las verduras y las pasas y, por otro, la salsita (con los garbanzos, que pescarlos uno a uno requiere su tiempo ;-p), para que la sémola no absorba toda la salsa y se quede "blandurria".

INGREDIENTES (2-3 personas)

125 g de sémola de trigo (mejor integral)
1 zanahoria
1 trocito de calabaza
1/2 calabacín
1/2 nabo
1 cebolla
2 tomates
Unas hojas de repollo o lombarda
1/2 bote de garbanzos cocidos (o uno entero de los pequeños)
1/2 cucharadita de cúrcuma
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
1/2 cucharadita de pimentón
1/2 cucharadita de comino
1 pizca de pimienta negra
Sal marina atlántica
Un chorrito de aceite de oliva
Un puñado de pasas
1 cucharadita de canela
Agua

PREPARACIÓN

Pelamos y picamos la cebolla y los tomates. Lo dejamos apartado en un plato. 

En una cazuela, ponemos un chorrito de aceite y añadimos la cúrcuma, el jengibre, el pimentón, el comino y la pimienta. Debemos tener cuidado de que el aceite no esté muy caliente o las especias se nos quemarán. Removemos y añadimos las cebollas, los tomates y la sal, reservando una cuarta parte de la cebolla. Rehogamos y cubrimos con agua. Dejamos que hierva a fuego medio. 

Lavamos la zanahoria, la calabaza, el nabo, el calabacín y el repollo y los cortamos en sentido longitudinal. Reservamos en un plato.

En una fuente, colocamos la sémola de trigo. Rociamos la sémola con un poquito de aceite de oliva y aplastamos con la mano. Cubrimos con agua y dejamos reposar 20 minutos. Cuando esté seca, la ponemos en un colador.

Añadimos a la cazuela las verduras más duras (nabo, zanahoria y calabaza). Ponemos el colador con la sémola encima de la cazuela, tapamos y dejamos cocer 15 minutos. 

Transcurrido ese tiempo, retiramos el colador y añadimos el calabacín y  el repollo, dejando que se cocine unos 8 minutos más. Preparamos un pequeño tazón con agua con sal. Colocamos la sémola en una fuente y salpicamos con el agua con sal. Removemos y dejamos reposar unos minutos. Esta operación debe realizarse 3 veces (15 minutos al vapor - salpicar con agua con sal - reposo --- 15 minutos al vapor - salpicar con agua con sal --- reposo --- 15 minutos al vapor - salpicar con agua con sal - reposo), pero nosotros sólo lo hacemos una vez. Cuando lo hemos hecho las 3 veces, la sémola nos ha quedado muy blanda y pegajosa...

Incorporamos a la cazuela los garbanzos ya cocidos y apagamos el fuego.

En una sartén ponemos la cebolla picadita que habíamos reservado, la canela, una pizca de sal y un poco de agua.  Dejamos que caramelice. Añadimos las pasas y dejamos hervir hasta que se consuma el agua.

En un plato ponemos la sémola, añadimos las verduras con los garbanzos, salsita al gusto y una cucharada de la mezcla de pasas y cebolla.

En esta ocasión, la lombarda nos ha quedado de una forma y color que recuerda al jamón serrano, pero el sabor nada que ver, ¿¡eh!? Jejejejeje