domingo, 20 de abril de 2014

Pizza de espelta con pimiento y espinacas

INGREDIENTES (2 personas)

1 sobre de preparado para pizza Biográ (harina de espelta semiintegral, sal marina, cebolla en polvo, levadura biológica en polvo, orégano y ajo)
1/2 pimiento amarillo cortado en tiras
1/2 pimiento verde cortado en tiras
Un puñado de espinacas frescas
1/2 cebolla cortada en tiras
5-6 cucharadas de tomate frito casero
2 dientes de ajo
Orégano (opcional, pues la masa ya lleva orégano)
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
Queso en lonchas vegano
Una pizca de harina de espelta (para extender la masa)

PREPARACIÓN

En un bol, mezclamos el preparado para pizza con agua y aceite tal y como indica el envase (84 cc de agua templada y 18 cc de aceite de oliva). Hacemos una bola, la tapamos con un paño y la dejamos reposar 20 minutos.

Extendemos la bola con ayuda de un rodillo, hasta darle el grosor que queramos. A nosotros nos gusta finita, así que con un sobre tenemos para dos. Para que no se nos pegue, espolvoreamos la encimera con un poco de harina de espelta. Ponemos la masa en la bandeja del horno sobre un papel vegetal.

En un cazo, calentamos el tomate y añadimos una loncha de queso. Mezclamos hasta que se funda. Echamos la mezcla de tomate y queso sobre la base de la pizza y extendemos con una cuchara. Añadimos el pimiento verde, el amarillo y la cebolla y metemos en la parte central del horno 190º durante 12-13 minutos.

Mientras la pizza está en el horno, fileteamos los ajos. Los ponemos a dorar en una sartén con un poquito de aceite y añadimos las espinacas lavadas y picadas. Cocinamos 2-3 minutos y reservamos.

Cuando la pizza está casi hecha, añadimos las espinacas, un poco de orégano y queso en lonchas y horneamos 2-3 minutos más.

Servimos calentinta :-D





domingo, 13 de abril de 2014

Semillas chía

La chía es una planta herbácea de la familia de las lamiáceas. Florece en verano, dando lugar a un fruto cuyas semillas son ricas en mucílago, fécula y aceite. Tiene múltiples propiedades: 

  • Es una de las especies vegetales con mayor concentración de ácidos grasos omega-3.
  • Es rica en antioxidantes (flavonoides, beta-caroteno y tocoferol), ayudando a contrarrestar el envejecimiento celular prematuro.
  • Es una buena fuente de proteínas.
  • Posee un alto contenido en vitaminas y minerales (calcio, fósforo, hierro, magnesio)
  • Tiene un alto contenido en fibra. Los mucílagos que contienen absorben grandes cantidades de agua, lo que ayuda al correcto tránsito intestinal.
  • Por su completa composición, es un excelente alimento para deportistas.
  • Ayuda a normalizar la presión y la circulación sanguínea.
  • Incrementa el índice de saciedad y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, trastornos del sistema nervioso y diabetes.
  • Proporciona mucha energía.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre.
  • No contiene colesterol, lactosa ni gluten.

Para comerlas, se puede hacer de dos formas:

- las remojamos en agua o leche vegetal (mínimo una hora), lo que hace que se hinchen debido a los mucílagos. A partir de ahí podemos preparar un delicioso pudin con fruta fresca, especias (canela, vainilla, nuez moscada...) sirope, coco rallado...

- las molemos en un molinillo de café justo antes de consumirlas y las añadimos a sopas, ensaladas, mueslis...



















La información contenida en este blog procede de diferentes fuentes y tiene una finalidad informativa y educativa, sin que haya sido aprobada por las autoridades médicas y sanitarias competentes. Esta información no pretende, en ningún caso, diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Antes de introducir cualquier cambio en tu dieta, especialmente si padeces alguna patología o sigues algún tratamiento, debes consultarlo con tu médico. 

Batido de chía y fresa

INGREDIENTES (1 persona)

2 cucharaditas de semillas chía
1 taza de leche de almendras
5-6 fresas (reservamos una para decorar)
2 cucharadas de coco rallado
Canela
Sirope de ágave
Una pizca de sal

PREPARACIÓN

En el vaso de la batidora, dejamos en remojo durante 2 h. las semillas chía en media taza de leche de almendras. Transcurrido ese tiempo, añadimos el resto de la leche, las fresas, el coco, la canela, sirope de ágave al gusto y una pizca de sal. Trituramos.

Servimos en un cuenco con unas fresas picaditas por encima.