lunes, 23 de junio de 2014

Crema de judías verdes y puerro

INGREDIENTES (2 personas)

300 g de judías verdes
1/2 puerro
Comino molido
1 cucharadita de cúrcuma
Pimienta negra
Una pizca de sal
Aceite de oliva virgen extra
4-5 almendras remojadas toda la noche y escurridas
1 diente de ajo
Una cucharadita de pimentón
Agua

PREPARACIÓN

Quitamos las hebras de las judías verdes, las lavamos y las cortamos en trozos. Limpiamos y picamos el puerro. Ponemos ambas a cosas en una cacerola con un poquito de aceite y sofreímos unos 4-5 minutos. Añadimos comino al gusto, la cúrcuma, un poquito de pimienta negra y una pizca de sal. Removemos y cubrimos con agua. Dejamos cocinar unos 15-20 minutos (hasta que las judías estén tiernas).

Transcurrido ese tiempo, trituramos bien. Añadimos un poco más de agua si nos ha quedado muy espeso. 

Fileteamos el ajo y las almendras. Los ponemos en una sartén con una pizca de aceite y doramos. No tiene que llegar a tostarse el ajo, simplemente darle un puntito cocinado. Apagamos el fuego y añadimos el pimentón. Al añadir el pimentón el aceite no debe humear, de lo contrario se nos quemaría.

Servimos la crema en cuencos y decoramos con el ajo y las almendras.

PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Quitamos las hebras de las judías verdes, las lavamos y las partimos por la mitad. Limpiamos el puerro. Ponemos en el vaso de la Thermomix y troceamos 6 seg./vel.5. 

Añadimos un chorrito de aceite y programamos 4 min./100º/vel.1.

Añadimos comino al gusto, la cúrcuma, un poquito de pimienta negra y una pizca de sal. Cubrimos con agua y programamos 15 min./100º/vel. 1.

Dejamos que baje un poco la temperatura y trituramos 1 min./vel. progresiva 5-10. Rectificamos de agua si es necesario. 


Fileteamos el ajo y las almendras. Los ponemos en una sartén con una pizca de aceite y doramos. No tiene que llegar a tostarse el ajo, simplemente darle un puntito cocinado. Apagamos el fuego y añadimos el pimentón. Al añadir el pimentón el aceite no debe humear, de lo contrario se nos quemaría.

Servimos la crema en cuencos y decoramos con el ajo y las almendras.




domingo, 8 de junio de 2014

Falafel casero

Este es un plato que va muy bien para que los niños coman legumbres. En ocasiones, a los enanos les cuesta comerse un guiso de lentejas o garbanzos. Esta es una manera más "divertida" de comer legumbres, sobre todo si participan en su elaboración. Lógicamente, nosotros seremos los encargados de freír las bolitas en el aceite caliente o manipular la bandeja del horno, pero ellos pueden pasar un rato divertido ayudándonos a mezclar los ingredientes y a dar forma a los falafel. Los niños comen un plato con más facilidad si lo han hecho ellos :-D

INGREDIENTES (para unos 20 falafel)

180 g de garbanzos remojados toda la noche (mejor 24 h), lavados y escurridos
1 diente de ajo
1/2 cebolla
3 cucharadas de perejil
3 cucharadas de cilantro
Comino
Pimentón
Pimienta negra
1 cucharadita de bicarbonato
Sal marina atlántica
Aceite de oliva virgen extra
Harina de garbanzo
Agua

ACOMPAÑAMIENTO

Una ensalada sencilla, a base de hoja verde, cebolleta y aceitunas, por ejemplo, aliñada con sal marina, aceite de oliva y unas gotas de zumo de limón o lima.

PREPARACIÓN

En un robot de cocina trituramos el ajo y la cebolla pelados. Añadimos los garbanzos, el perejil, el cilantro, la sal, las especias, el bicarbonato, un chorrito de aceite de oliva y un chorrito de agua (como 1/4 de taza aprox.) y volvemos a triturar. Nos tiene que quedar una masa que podamos manejar con las manos sin que se nos pegue. Si nos ha quedado demasiado blanda, añadimos un poquito de harina de garbanzo y volvemos a mezclar. 

La dejamos reposar 1/2 h. Transcurrido ese tiempo, vamos cogiendo porciones y formamos bolitas con las manos. Podemos aplanarlas un poco o dejarlas así, según los gustos :-D Las freímos en aceite de oliva caliente. Escurrimos en papel absorbente y servimos con una ensalada verde :-D

Si no queremos hacer frituras, podemos hacerlos al horno. En este caso, ponemos nuestras bolitas en la bandeja del horno sobre un papel vegetal y, con una brocha, las "pintamos" de aceite de oliva. Horneamos a 180º unos 15-20 minutos (hasta que cojan un color dorado). Está igualmente delicioso.













viernes, 6 de junio de 2014

Menú vegano de boda

Este fin de semana he ido a la boda de una de mis mejores amigas en Barcelona. Estoy muy sorprendida, y muy agradecida, por el menú que he tenido el placer de disfrutar. A la hora de confirmar la asistencia a la celebración, los novios nos preguntaban si teníamos algún requerimiento dietético (vegetariano, celíaco, etc.) Yo indiqué que era vegana, pero no me esperaba el magnífico trato del chef del restaurante. No sé si a vosotros os ha pasado alguna vez algo parecido, pero a mí es la primera vez que me sucede y quería compartirlo con vosotros. 

Antes del banquete, Francesc, el chef del restaurante, nos llamó a mi hermana (también vegetariana) y a mí para ver qué tipo de vegetarianas éramos y qué podíamos comer y qué no, que estaba ideando varios menús pero que no lo tenía muy claro. Además, tenía que pensar en aperitivos, pues la mayor parte de la comida que iban a servir en el cóctel llevaba ingredientes de origen animal. Le explicamos que no comíamos nada animal y le dijimos que para los aperitivos tampoco se comiera mucho la cabeza, que con unas crudités, pues tan contentas. Nos dijo que de ninguna manera, que nos iba a preparar también algo a nosotras e insistió en que, si algo no era de nuestro agrado, que por favor se lo hiciéramos saber, que eso le servía a él también para aprender. 

Y así fue. En un momento del cóctel nos sacó una bandeja llena de deliciosos aperitivos veganos hechos para nosotras: judías verdes rehogadas, arroz con piña y verduras, crackers con guacamole, habitas... Había también un bufé de quesos donde los invitados podían degustar una selección de quesos de distintos países. En ese bufé había un enorme bol con frutas: fresones, cerezas... con lo cual nosotras también pudimos hacer nuestra particular degustación. 

Y, cuando pasamos al salón, nos buscó entre las mesas para traernos una carta con varias opciones veganas, tanto para el entrante como para el plato principal. Yo elegí un delicioso guacamole con nachos y gazpacho de fresones y de segundo rigatoni con salsa de boletus. Mi hermana una ensalada de frutas y un festival de verduras. Además, mientras nos servían los platos, nos trajeron unos rollitos orientales de verduras al vapor buenísimos.

Nunca me habían tratado así de bien en una boda. No sólo estaba todo riquísimo, sino que me sentí muy mimada. En ningún momento tuve esa sensación de "yo no como esto, no como lo otro" y mirar mientras otros comen. Yo tenía mi menú, hecho con todo el amor del mundo y un gran afán porque yo me sintiera satisfecha.

Muchas gracias a ese fantástico chef que se preocupó tanto por nuestro tipo de alimentación y con tantas ganas de agradar. Estaba todo realmente exquisito.

Y muchas gracias a los novios, Edurne y Nil, por hacer también que eso fuera posible.