jueves, 23 de octubre de 2014

Lasaña de níscalos y puerro

INGREDIENTES (2 personas)

Varias placas de lasaña, preferiblemente integrales
200-250 g de níscalos
2 puerros
3 dientes de ajo
Un vaso de salsa de tomate casera
Una cucharadita de cúrcuma
Una pizca de pimienta negra
Una pizca de sal marina atlántica o sal de Guérande
Aceite de oliva virgen extra
Queso vegetal (opcional)

PARA LA BECHAMEL

2 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de harina (lo ideal es usar el mismo tipo de harina que la de las placas de lasaña)
450 ml de leche vegetal
Una pizca de sal marina atlántica o sal de Guérande
Nuez moscada en polvo

PREPARACIÓN

Lavamos y picamos los puerros y fileteamos los ajos. Lavamos y picamos los níscalos. En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y añadimos los puerros y los ajos. Cuando empiecen a estar transparentes, incorporamos los níscalos. Salteamos unos minutos. Añadimos la salsa de tomate, la sal, la cúrcuma y la pimienta negra y cocinamos unos minutos más. Reservamos.

Para preparar la bechamel, ponemos el aceite a calentar en un cazo (no debe humear). Añadimos la harina y removemos. Tenemos que tener cuidado de no quemar la harina, simplemente hay que cocinarla un poquito. Al mezclar el aceite con la harina, seguramente nos quedarán como pelotillas, no pasa nada :-) Vamos añadiendo la leche poco a poco y removiendo con unas varillas, para que no salgan grumos, hasta que tenga una consistencia semilíquida, como de cremita. Por último, añadimos la sal y la nuez moscada.

Ahora montamos la lasaña. En el mercado venden placas de lasaña que necesitan cocerse previamente. Otras es suficiente con tenerlas en remojo unos minutos en agua caliente y otras pueden meterse directamente en el horno. En una fuente de horno, untada previamente con un poquito de aceite para que no se pegue, vamos alternando una placa de lasaña, una del relleno de níscalos y puerros y una de bechamel. Terminamos con una placa de lasaña, que cubrimos con bechamel y, si queremos, rallamos un poco de queso vegetal por encima. En esta ocasión hemos elegido uno tipo cheddar riquísimo :-)

Metemos la fuente en el horno. Si las placas de lasaña son de las que no les hace falta remojo ni cocción previa, habrá que tenerlas una media hora. Si las hemos cocido, bastará con tenerlas unos minutos con el gratinador. En nuestro caso, no hace falta cocerlas y las metemos 30-35 minutos en el horno a 190º. 

Servimos acompañada de una ensalada verde :-)
































domingo, 12 de octubre de 2014

Guiso de coliflor estilo indio

Este guiso es riquísimo. La combinación de leche de coco y especias le da un toque muy especial. Si no eres muy fanático de la coliflor porque el sabor te resulta muy fuerte, este plato te va a sorprender. Y, si te produce muchos gases, las especias como el cardamomo, coriandro, comino y clavo te ayudarán a hacerla más digestiva, pues son carminativas :-)

INGREDIENTES (2 personas)

1/2 coliflor
1 patata
2 zanahorias
4 cucharadas de salsa de tomate casera
1 puerro
2 dientes de ajo
1-2 vasos de agua
1 vaso de leche de coco
5-6 semillas de cardamomo
10-12 semillas de coriandro
1 cucharadita de semillas de comino
2 clavos de olor
1 cucharada de curry
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN

En el molinillo de café molemos las semillas de cardamomo, coriandro y comino y los clavos de olor. Una vez molidas, las mezclamos con el curry. Reservamos.

Lavamos la coliflor, las patatas y las zanahorias y las cortamos en trozos. Picamos el puerro y fileteamos los dientes de ajo.

En una cacerola ponemos un chorrito de aceite de oliva y añadimos el puerro y el ajo. Cuando se empiecen a dorar, incorporamos la coliflor, la patata, las zanahorias y el tomate. Rehogamos unos minutos. Añadimos la mezcla de especias y removemos bien. Añadimos un vaso de agua (no debe quedar cubierto del todo, sino por la mitad), tapamos y cocinamos a fuego medio-bajo hasta que esté tierno (unos 20-25 minutos). Si vemos que nos quedamos sin agua, echamos un poco más.

Cuando las verduras estén tiernas, añadimos la leche de coco y dejamos que hierva unos minutos más. Servimos calentito :-)










Coriandro o cilantro

Las semillas de coriandro son las semillas del cilantro, planta de uso común en la cocina mediterránea, india, latinoamericana, china y del sureste asiático. Las semillas secas de utilizan como condimento, siendo indispensables en la cocina india en preparaciones como el curry. Pueden tomarse en infusión o añadirlas molidas a diversos platos: guisos, panes, postres... En Bélgica se añaden a la cerveza, en Alemania a las salchichas o en Rusia al pan de centeno. En Oriente se utilizan para aromatizar el café.

La hoja fresca se utiliza como condimento en diversos platos, siendo uno de ellos el guacamole mexicano. Tiene un aroma y un sabor muy profundos y por eso no conviene que se cocine, pues estas características se perderían. Por eso, siempre se añade en el momento final de la cocción o una vez que el guiso esté ya en el plato. Tampoco debe congelarse. Lo mejor es guardarla en un recipiente hermético en la nevera y consumirla en pocos días.

El coriandro tiene propiedades carminativas (ayuda a expulsar los gases), facilita la digestión, estimula el apetito, es un aliado del hígado, tiene función expectorante, es depurativo y combate el mal aliento. 








La información contenida en este blog procede de diferentes fuentes y tiene una finalidad informativa y educativa, sin que haya sido aprobada por las autoridades médicas y sanitarias competentes. Esta información no pretende, en ningún caso, diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Antes de introducir cualquier cambio en tu dieta, especialmente si padeces alguna patología o sigues algún tratamiento, debes consultarlo con tu médico. 

sábado, 11 de octubre de 2014

Cardamomo

Esta planta fue empleada por primera vez en la India meridional y de ella sólo se utilizan las semillas. Es una planta carminativa (favorece la expulsión de gases del tubo digestivo), estimulante, antiespasmódica, provoca la secreción de saliva, produce apetito y es muy aromática. Ayuda a combatir la halitosis y puede contrarrestar la diarrea. Se considera que tiene efectos afrodisíacos. 

En la cocina india y asiática se utiliza para preparar currys, arroces, panes, bizcochos... y para aromatizar el té.

Puede tomarse en infusión media hora antes de las comidas para tratar flatulencias e inapetencia.

A nosotros nos gusta mucho el sabor y aroma que da a las comidas. Se puede encontrar sin problema en los herbolarios. Se tritura muy bien con un molinillo de café y se puede añadir tanto a platos salados (arroces, guisos...) como dulces (magdalenas, bizcochos...)





La información contenida en este blog procede de diferentes fuentes y tiene una finalidad informativa y educativa, sin que haya sido aprobada por las autoridades médicas y sanitarias competentes. Esta información no pretende, en ningún caso, diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Antes de introducir cualquier cambio en tu dieta, especialmente si padeces alguna patología o sigues algún tratamiento, debes consultarlo con tu médico. 

Batido de plátano y arándanos

INGREDIENTES (1 persona)

1 plátano maduro
1/2 cestita de arándanos
1 vaso de leche de almendras (o cualquier otra leche vegetal)
1 cucharada de aceite de coco
Una pizca de canela para decorar

PREPARACIÓN

Batir todo junto, decorar con un poco de canela y disfrutar  :-)