domingo, 11 de septiembre de 2016

Cocido vegetariano

INGREDIENTES (2 personas)

1 patata
1/4 de repollo (también queda muy rico con col picuda)
1 zanahoria
1 ramita de apio
1/2 puerro
2 hojitas de laurel
1 ramita de perejil
5 dientes de ajo
Un bote de garbanzos cocidos
Una cucharada de pimentón de la Vera
Aceite de oliva virgen extra
Sal marina atlántica o sal de Guérande
Vinagre de manzana
Pasta para sopa (hoy hemos usado estrellitas de espelta semiintegrales)

PREPARACIÓN

En una olla ponemos la patata y la zanahoria peladas, el repollo cortado en dos trozos, el apio, el puerro, el laurel y el perejil. Cubrimos con agua y llevamos a ebullición.

Fileteamos tres dientes de ajo y los ponemos en una sartén con un chorrito de aceite hasta que se doren. Apagamos el fuego, retiramos la sartén y añadimos una cucharada de pimentón. Mezclamos bien y lo incorporamos a la olla con las verduras. Cuando hierva, añadimos los garbanzos y dejamos cocer unos 30-35 minutos (hasta que las verduras estén tiernas). Aunque los garbanzos ya están cocidos, los mezclamos con las verduras para que le den saborcito al caldo.

Una vez finalizada la cocción, colamos el caldo y lo ponemos en otra olla. Cuando hierva, añadimos la pasta para sopa y cocemos unos 5-8 minutos (depende de la pasta utilizada).

Separamos el repollo, lo cortamos en juliana y lo rehogamos en una sartén durante unos minutos con dos dientes de ajo fileteados. Podemos utilizar la sartén de antes en la que hemos rehogado los ajos con el pimentón y así tendrá el gustito a pimentón :-D Apagamos el fuego y añadimos un chorrito de vinagre de manzana.

En una fuente, ponemos las verduras con los garbanzos y en una sopera, la sopa, y servimos calentito.

En cuanto a la sal, a nosotros nos gusta cocinar sin sal y añadirla en el plato en el último momento, así controlamos mejor la cantidad que tomamos :-)








































Podéis llevaros este plato en un taper al trabajo. Si lo ponéis todo junto (verduras, garbanzos y sopa) en el mismo taper, las verduras absorberán el caldo y perderá toda su gracia. Y, si separáis la sopa, igualmente la pasta absorberá el caldo. Lo que nosotros hacemos es llevar, por un lado, los garbanzos con las verduras y la pasta de la sopa ya cocida y, en un frasco aparte, el caldo. A la hora de comer, calentamos el caldo y lo echamos en el taper.